Quienes han participado en los Talleres nos comparten sus experiencias:

Tomás Rodríguez y Gabriela Soloviy

El curso de Disciplina Positiva que llevamos en pareja nos abrió el panorama en cuanto a formas de educación para nuestras hijas. Ya sentíamos que nos faltaba dirigir nuestra forma de comunicación y disciplina con las pequeñas y no teníamos suficiente herramientas para lograr fundar las bases que queríamos para el futuro. Estas herramientas me ayudaron con este propósito, la comunicación con las demás personas y además poder aplicarlo con mis padres. Muchas gracias por la ayuda, continuaremos aprendiendo más y más en cada paso que damos como papás.


Andrea Avila

Disciplina Positiva ha sido un regalo de Dios para mí. Como madre necesito de herramientas y consejo que me ayuden a impartir un modelo de crianza que sea firme pero amable a la vez, que empodere a mi hija para sentirse amada, pero para hacerse responsable de sí misma, también. DP es una filosofía de vida que no solo representa un entrenamiento para la vida de mi hija, sino un entrenamiento y formación para mi propia vida y relaciones. Los niños hacen lo que nos ven hacer, no lo que les decimos que deben hacer. Y lo harán con más facilidad si les enseñamos con respeto, paciencia, consistencia y amor.


Marcela Rivera

Luego de recibir junto a mi esposo el curso de Disciplina Positiva, pensamos que es un estilo de vida que definitivamente queremos llevar a cabo en nuestro diario vivir.  Nos brindan estrategias para poner en funcionamiento en la comunicación en familia, además de brindarnos una variedad de herramientas para utilizar en la resolución de conflictos, ser más asertivos permitiéndonos entendernos mejor. Muchas gracias Silvia, por la ayuda brindada y por darnos el acompañamiento en la implementación de ésta filosofía.

 

Selene Soto

Tengo 6 años y medio de ser educadora, siendo los primeros 3 años una maravilla, muy feliz de ser maestra, al cumplir mi 4 año comence a trabajar en otra institución donde la cantidad de niños a mi cargo era el triple, todo una nueva experiencia y los problemas de indisciplina era muchos, yo me empecé a sentir frustrada e incluso empecé  a dudar de si era lo que realmente quería.

Pero comence a investigar a leer y no encontraba ningún método que me gustara y que se ajustará con mi personalidad.

Hasta que un día conocí Disciplina positiva me llegó a enamorar tanto que se convirtió en mi filosofía de vida y los problemas de indisciplina disminuyeron increíblemente ellos y yo amábamos ir al kinder yo estaba ya completamente segura que lo que pensaba cuando era muy pequeña era lo correcta, que ser maestra era mi profesión, amo lo que hago lo disfruto, cada día es una nueva experiencia de aprendizaje con los niños.
Dp. Respeto mutuo 💖.