¡Disciplina Positiva no utiliza castigos! ¿Entonces cómo aprenden los niños que las acciones tienen consecuencias?

Durante décadas, se enseñó que no debía decírsele a los niños que estaban castigados, si no, que tenían una consecuencia.  Sin embargo, cuando analizamos lo que sucedía, en realidad era un castigo, no una consecuencia. Se dividían en consecuencias positivas y consecuencias negativas.  Era algo así como: si hace lo que le digo y es obediente tiene una consecuencia positiva o un privilegio, vamos al cine el fin de semana.   Si no hace lo que le digo y no es obediente tiene una consecuencia negativa – o se te retira el “privilegio” (que venía siendo igual que un castigo) no vamos al cine el fin de semana.  Y se usaba como amenaza, por ejemplo:

  • ¡Si no hace la tarea, no vamos al cine el sábado!
  • ¡Si no ordena su cuarto, no lo llevo al parque!
  • ¡Si no se saca más de 90 en los exámenes, no vamos a la playa en vacaciones!
  • ¡Si me vuelve a gritar, le quito el juguete favorito!

 

Y así fue como los niños y los padres aprendieron a vincular las consecuencias con premios y castigos.  Pero si analizamos bien qué es una consecuencia, es simplemente la realidad, que se debe enfrentar y de la cual podemos aprender y si decidimos hacer eso, siempre van a ser positivas.

 

Debemos recordar que la disciplina es un proceso a largo plazo, la forma en cómo respondemos a los desafíos de crianza le enseña día a día los niños (que se convertirán en adultos) cómo reaccionar ante las situaciones.

 

Es así como un niño que es chantajeado aprende a chantajear, si es amenazado aprende a amenazar, si se le educa desde el miedo, aprende a infundir miedo en otros para obtener lo que quiere y así sucesivamente .

 

¡Consecuencias naturales, lógicas y enfoque en soluciones!

 

Por eso, la propuesta de Disciplina Positiva es aplicar:

 

Consecuencias naturales: Estas son las mejores, porque suceden por causa efecto.  Un padre que aplica consecuencias naturales, escucha con atención, muestra empatía, pero no hace ni dice nada,  por ejemplo:

  • ¡Vamos para un lugar frío, deberías llevar abrigo! Y el niño decide no llevarlo. Consecuencia natural: le va a dar frío
  • ¡Es hora de comer, el niño no quiere comer! Consecuencia natural: pronto le va a dar hambre

Es importante que el padre no haga nada, es decir, cuando están en un lugar frío, y el niño le dice, ¡tengo frío!, lo escucha, puede incluso abrazarlo, pero no le da su abrigo, ni le consigue uno, lo deja experimentar la consecuencia de su decisión.  Cuando el niño no quiso comer, no le calienta la comida y se la sirve una hora después, cuando es hora de estar haciendo otra cosa.  Si una hora después, el niño le dice ¡tengo hambre!,  puede decirle: ¡Entiendo que tengas hambre, porque no comiste!, pero no le sirve comida, ni le permite que vaya a buscar qué comer simplemente siguen en lo que están haciendo.

 

Hay algunas consecuencias naturales que no son tan tangibles, por ejemplo:

  • Un niño que no presta atención en clase, no hace sus tareas: no asimila el conocimiento
  • Un niño que no se lava los dientes: se le van a hacer caries

 

Por lo general, los niños no ven la importancia de asimilar el conocimiento y no tener caries, por lo tanto en estos casos se puede aplicar consecuencias lógicas, para las cuales deben cumplirse las cuatro R´s: relación, respeto, racionalidad y revelación anticipada

 

Cuál es la consecuencia lógica de no hacer la tarea? Perderá los puntos, tendrá que terminarla en clase o lo que la maestra indique, sin embargo, en este caso el padre o la madre no intervienen, solo lo dejan experimentar la consecuencia lógica.

 

En otros casos los padres pueden intervenir por ejemplo:

  • Veo que no está listo para lavarse los dientes, entonces no podrá comer dulces
  • Veo que no estás listo para recoger los juguetes, entonces yo los recogeré y los guardaré por una semana y probaremos la próxima, cuando ya esté listo para recoger cada juguete que utilizas
  • Lavaré solamente la ropa que esté en la canasta de la ropa sucia.

 

Enfoque en soluciones

Las consecuencias lógicas deben establecerse a partir de una conversación en la cual los padres solamente hacen preguntas, para guiar al niño a encontrar una solución que implica la consecuencia lógica.

 

¡Veo que no estás dispuesto a lavarte los dientes tres veces al día!.  ¿Sabes qué pasa si no nos lavamos los dientes? Exacto, se producen caries. ¿Qué alimentos producen principalmente las caries? Exacto, los dulces.  ¿Crees que estás listo para comer dulces si no estás dispuesto a lavarte los dientes? No.  ¡Ok, cuando estés listo para lavarte los dientes, va a estar listo para comer dulces!

 

Por otro lado, Ir al cine, al parque, a comer un helado, a caminar, a la playa, etc, son tiempos muy importantes para generar conexión.  Si el niño está teniendo dificultad para seguir lineamientos, es cuando más hay que promover estos espacios, en lugar de privarlos de ellos porque les ha sido difícil hacer lo que deben.

 

¿Qué habilidades crees que adquiere un niño cuando aprende por medio de las consecuencias naturales, lógicas y el enfoque  en soluciones en vez del problema?

 

Claro, a entender la relación casua-efecto, a solucionar problemas y a aprender de sus decisiones,.

 

Es importante mencionar que hay muchos momentos en que no existe una consecuencia lógica o natural, para estos casos se puede recurrir a las otras herramientas de Disciplina Positiva.

 

Recordemos que esto es una filosofía de vida, más allá de simples herramientas. Para aplicar consecuencias naturales y lógicas, nuestra interacción debe estar permeada por el respeto, firmeza, amabilidad  y consistencia al mismo tiempo, procurar en todo momento la conexión, enfocarnos en la motivación y hacerlos sentir capaces.